Written by 1:37 am Negocios

Un nuevo error en la vida de un emprendedor

vida de un emprendedor

Dentro de los cientos de consejos que le dan a los emprendedores hay muchos que hablan acerca del tiempo que se necesita dedicar al negocio para que prospere, la habilidad en ventas, evitar la procrastinación, la administración, logística y hasta ser un todólogo.

Sin embargo, el día sábado me topé con un nuevo error en la vida de un emprendedor que pocas veces decimos, pero que sin duda es bastante real….Me refiero a la administración de los empleados.

En la vida de un emprendedor, cuando tienes un negocio fijo, saber contratar a un colaborador (no me gusta mucho la palabra “empleado”) es sin duda vital para crecer. Tener ese rol de líder, de cabeza del grupo y de tener un tercer ojo para detectar problemas es sumamente importante.

Sin embargo, cuando tienes un negocio que los colaboradores son de mucha rotación, porque los contratas únicamente por un cierto tiempo de horas, o días entran muchas cosas en juego y dicha especulación te puede jugar muy en contra cuando te falta algo de experiencia.

Un nuevo error en la vida de un emprendedor

Esto es algo que me pasó hace unos días y quería exponer el ejemplo, para que ti, en la vida de un emprendedor puedas entender la situación que vas a leer. Y si te pasa algo parecido, puedas detectarlo o manejarlo a tiempo. Básicamente, uno de los puntos más importantes en la vida de un emprendedor es aprender de los errores y tratar de evitarlos en tu negocio.

Para quien no lo sabe, o no haya leído mi vida de un emprendedor en mi historia, soy apasionado, adicto o con un don muy peligroso de tener varios negocios a la vez (algunos le llaman emprendedor serial). Una pequeña consultoría boutique, una distribuidora de equipo de bombeo, un salón de eventos y una pequeña tienda en línea donde vendo productos y accesorios de café, entre otros.

Sin embargo, en este ejemplo te quiero platicar de un caso particular que me pasó en el salón de eventos. Los eventos al no ser diario, y ser un poco más “espaciados”, necesitamos contratar gente especializada para dicho evento… Meseros, garroteros, cocineras, chef, entre otros.

Pon atención a las banderas rojas

Este negocio nos impactó mucho durante el COVID, al grado de hacerle un rebranding para volver a posicionarnos con un giro nuevo y bastante planeado de lo que queríamos y a donde queríamos llegar.

Desafortunadamente ya habíamos tenido alarmas, o como ahora le llamamos “red flags” de lo que podía llegar a pasar si no estábamos a cargo durante el evento.

Esta alarma pasó hace unas semanas cuando tuvimos que ausentarnos durante todo el evento, ya que una gran amiga se casó, y obviamente no podíamos perdernos dicho acontecimiento. Esta boda se junto con otra boda en el salón de eventos y únicamente podíamos estar a cargo por medio de mensajes, llamadas o si algo urgente pasaba, por videollamada.

En la vida de un emprendedor, necesitas saber que aunque tengas trabajo, es saber manejar tu vida personal y profesional.

Cuando me presenté en el salón dos días después del evento, me contaron que todo fue un caos, especialmente con el equipo de meseros. La cabeza de los meseros falló demasiado, permitió cosas que no debía hacerlo y desafortunadamente, nos dio excusas o justificaciones que creímos en su momento como ciertas.

Creo mucho en las segundas oportunidades, en los errores de una vez en la vida, y de tomar acción cuando sabes que algo sale mal. Sin embargo, en lo que no creo es en volver a cometer los mismos errores una y otra vez ya que entonces sigues sin poner visión en mejorar.

En este caso, confiamos y le dimos una segunda oportunidad. Varias veces lo platicamos los que somos la cabeza del negocio y vimos que si no se estaba detrás de ellos, no trabajaban como realmente nosotros buscábamos como negocio. Esto lo decidimos a la mitad del evento. Sin embargo, por una causa realmente mía, tuvimos que salimos 30 minutos antes de que terminara el negocio… Pensamos que 30 minutos no iban a afectar un evento de 8 horas, sobre todo cuando unos momentos antes la anfitriona nos había felicitado por el excelente servicio del evento.

30 minutos o un minutos… todo importa

Gran error, ahora lo entendemos. 30 minutos, 15 minutos o un minuto son suficientes para echar a la borda todo lo que buscamos plasmar.

Sobra decir cuales fueron aquellas faltas que cometieron los empleados, pero suficientes para hacer notar que perdimos a un cliente. Importante o no, cada cliente necesita quedar con la excelencia del negocio. En la vida de un emprendedor, siempre es buscar la excelencia de su negocio.

Siempre he insistido a mis socios y a mí mismo, que un negocio necesita llevarse hacia la automatización. Que si las cabezas o líderes no están, la gente de abajo pueda trabajar del mismo modo que como se vio. Sin embargo, me pude dar cuenta que todavía no están listos o que tal vez nunca lo estarán.

Esta experiencia me llevó a analizar las causas que estamos fallando como negocio. Puesto que no solo fue un gran error de las personas que cometieron dichas faltas. También tenemos que ser autocríticos y darnos cuenta que cuando una empresa falla, fallan todos. En la vida de un emprendedor nunca es echarle la culpa a los demás.

Punto final y aprender de la vida de un emprendor

No es sano ni bueno poner stop y analizar qué pasó y cómo remediarlo. Una de las generalidades de un emprendedor o empresario es aprender a solucionarlo mientras el avión va en marcha a miles de kilómetros del suelo. Me imagino diciendo al piloto “está fallando una turbina, pon stop en este momento y caigamos para arreglarlo. Muchas veces se tiene que solucionar piloteando.

Tampoco creo que sea bueno seguir culpándonos durante días, semanas y meses de lo que ya pasó y que desafortunadamente ya impactó en el negocio.

Como la analogía del avión que puse, perdimos un poco de altitud, verificamos los errores y necesitamos volver a poner la punta del avión hacia arriba y subir mucho más de donde estamos ahorita.

Y mientras malabareo con esta falla, seguirán apareciendo muchas más en mis emprendimientos seriales. Porque como puse arriba, la vida de un emprendedor es malabarear errores mientras solucionas y sigues la marcha del negocio.

Es cierto, yo no sé estar sin varias ideas de negocio en mi mente y mi vida de un emprendedor. Siempre, pero siempre sigamos adelante.

Me encantaría que me dejaras tus comentarios. Si en la vida de un emprendedor te ha pasado algo parecido, cuéntame cómo lo solucionaste o qué fue lo que hiciste para volver a reactivar áreas de oportunidad.

Recuerda que mis redes sociales siempre están abiertas, y que si deseas enviarme un correo, lo hagas a raul@raulvalero.com

Y si deseas seguirme, con mucho gusto te dejo mis perfiles

Facebook

Twitter

Instagram

Linkedin

Tik Tok

Muchas gracias por leerme y espero podamos interactuar en en este mundo digital.

(Visited 8 times, 1 visits today)
¡Odio el SPAM tanto como tú!
Close