Written by 6:58 am Sin categoría

7 razones para no preocuparte de tu competencia

preocuparte de tu competencia

Cuando uno empieza un negocio, lo primero que hace es analizar y preocuparte de tu competencia. Que qué hace, hacia donde va. O inclusive, cómo poder robarle mercado para empezar a posicionarte.

Sin duda, siempre lo habrá. O lo que es peor, y lo he escrito en una publicación antigua en el blog. A veces es mucho peor no encontrar ningún competidor. Sí, tal vez pienses que el negocio es enteramente tuyo. Pero… Si no hay nadie, puede que no exista mercado para dicho producto o servicio.

No preocuparte de tu competencia es algo difícil de aceptar

Créeme que el hecho de no preocuparte de tu competencia al principio te costará muchísimo trabajo asimilar. Tal vez le tiras muchísimo a una empresa que todavía no está en tu calibre. O peor aún, que pienses que es tan directa, que en realidad se va al otro lado del mercado.

Te pongo un ejemplo claro. En una junta de aterrizaje con la que, posiblemente iba a ser mi clienta en mi agencia de transformación de negocios, dicha persona tiene una agencia de viajes. Cuando empezamos a aterrizar los puntos, alcances, insights posibles, etc. Me comentó que quería pegarle a otra empresa que yo conozco muy bien por mi pasión muy fuerte con los viajes, y que alguna vez pensé hacer colaboración. Sin embargo, la diferencia en posicionamiento digital, en número de clientes, e inclusive en el mercado era abismal. No había punto para poder pensar que iba a impactar en usuarios.

Es como si quisieras evaluar a Coca Cola con Fanta. Al final es cierto que son refrescos, pero es sumamente diferente el tipo de refresco, de mercado, de sabor… En general, de todo.

preocuparte de tu competencia

Antes de empezar a preocuparte de tu competencia

Lo más sensato antes de empezar a preocuparte de tu competencia es primero aterrizar cual es tu mercado, cuales son tus servicios y sobre todo, y para mi gusto lo más importante, pero lo más difícil de entender… ¿Cuál será tu diferenciador?

Dicho diferenciador te podrá destacar, y poco a poco el mercado empezará a conocerte, a entender tu negocio o tu marca, y empezarás a tener clientes.

¿Te suena lo que te digo? Espero que sí. El diferenciador casi nunca es físico. Casi siempre es algo que te muestra como una marca “diferente”. Una marca confiable, y sobre todo, una marca fiel a sus seguidores y a sus clientes.

Por eso mismo te pongo 6 razones para no preocuparte de tu competencia, al menos en un corto plazo.

preocuparte de tu competencia

7 razones para no preocuparte de tu competencia

1. Tu marca no necesita competir con nadie

Si lo único que haces es preocuparte por lo que hace la competencia, inconscientemente estarás preocupándote por lo que tú no estás haciendo. Y corres el riesgo de volverte una copia. O peor aún, una sombra exacta de lo que hacen los demás. Y adivina qué… Al final, la gente que podría fidelizar contigo, se irá con la originalidad.

Puedes verlo en muchos ejemplos alrededor del mundo. Si bien es cierto no es malo copiar, lo malo es no mostrar dicho diferenciador. Recuerdo cuando era niño, muchos de los productos que decían “copia” eran las marcas japonesas. Y hoy en día, muchas de las mejores marcas tecnológicas alrededor del mundo son japonesas. ¿En qué surgió este cambio? Muy fácil, copiaron investigando qué era lo que faltaba, para ellos mejorarlo, pero sin prestar a lo que los otros hacían bien.

Las empresas siempre se irán hacia lo que las otras personas hacen mal para ellos mejorarlo. Esa estrategia es genuina y genial. Pero si te vas hacia lo que las otras empresas hacen bien sin fijarte en lo que tú haces, entonces hay un gran problema ahí.

2. Enfócate en tu diferenciador

Tal vez estás cansado de escuchar la frase “Starbucks no vende café”. Pero es más cierto que nunca. El diferenciador de Starbucks jamás estará en el café. El sabor, la consistencia o los diferentes productos que hace esta marca de café no lo hacen un experto en café. Sin embargo, dudo que los millones de consumidores alrededor del mundo se quejen de esto.

En Starbucks encuentras muchas otras diferencias que en una barra de especialidad de café no encontrarás. Y no está mal. Cada una de las empresas son diferentes, y cada una de ellas encuentra diferencia en su modelo de negocio.

Al final, necesitas saber hacia dónde enfocarte.

3. Vuélvete un experto en el o los temas que manejes

Al volverte un experto en el o los temas que manejes, no necesitas preocuparte de tu competencia, porque la competencia se irá. O simplemente la gente encontrará un experto en dicho tema. Tal vez eso falta. Que cuando veas que la gente se está peleando en un piso robando una cantidad de personas para venderles, tú podrás subir un piso arriba y liderear el mercado. Suena bonito, ¿No es cierto?

Tampoco es fácil, pero ayudará a que puedas colarte. Un ejemplo muy fácil, que tal vez tampoco les guste mucho es Carlos Muñoz. Si bien puede no gustarle su marca personal, su modelo o su forma de explicar, la verdad es que es un experto en muchos temas, y muchos lo siguen. Al grado en que ha subido varios escalones. ¿Se imaginan si yo ahorita me pusiera a copiarle el estilo?

Él tendrá su mercado, su cliente ideal, y yo ciertamente tengo el mío.

4. Ten muy presente tu objetivo de negocio

Si tu objetivo de negocio está tan tatuado que sin duda, nada te opaca la visión, créeme que no necesitarás preocuparte de tu competencia.

Enfócate en ese objetivo por el que pusiste el negocio, sea el que sea. Tatúalo y búscalo diario.

5. Prepárate como nadie

Tal vez éste es el punto más fundamental para no preocuparte de tu competencia. Al final, si estás preparado para todo tipo de cliente, serás un apoyo para lo que buscan. No dejes de insistir, estudiar y prepararte como nadie.

6. Regala

Mucha gente no entiende este punto, pero en esta época es fundamental y muchos expertos lo dicen. Regala conocimiento. Créeme que tu competencia no lo hará, y es otro punto más para no preocuparte de tu competencia. Regala webinars, regala conocimiento, frases, cursos. Que la gente te conozca y te aprecie. Que la gente fidelice y que la gente te siga mucho.

Este es tal vez el punto más fundamental para no preocuparte de tu competencia, puesto que te la gente te seguirá sola

7. Prueba algo diferente

La metodología del Growth hacking te enseña a cómo desarrollar ejercicios diferentes para crear resultados únicos. Bien lo dijo siempre Einstein.

“Si quieres conseguir resultados diferentes, no hagas siempre lo mismo”

Por eso mismo, si una idea se te ocurre, y suena bastante loca, pruébala. Si ves que no da resultados que buscas, déjala (pero bueno, ten un poco de paciencia probando), y a lo que sigue.

preocuparte de tu competencia

Conclusiones

Aunque en esta publicación haya puesto 7 razones para no preocuparte de tu competencia, de nada te servirá si sigues tratando de copiar exactamente lo bueno de los demás.

Trata, regala, prepárate, innova, y sobre todo, si vas a copiar, hazlo. Pero siempre buscando lo que la otra persona no intenta o hace equivocadamente, para que tú aproveches esos huecos. Recuerda no preocuparte de tu competencia.

Si tienes alguna duda de cómo implementar alguna de estas redes sociales para tu negocio, no dudes en buscarme. Podremos agendar una reunión de mentoría, aterrizar y explotar tu negocio.

Si tienes alguna duda acerca de desarrollar la marca personal, o de algo puntual, por favor escríbeme en el formulario, mándame un mensaje a raul@raulvalero.com o con gusto agrégame a mis redes sociales de FacebookInstagram o Twitter.

O siempre ando al pendiente de mi Linkedin para cualquier cosa, y ya sabes.

Para impulsarte siempre… “Marca tu marca”.

(Visited 49 times, 1 visits today)
¡Odio el SPAM tanto como tú!
Close