Written by 4:34 pm Sin categoría

Renunciar a mi empleo y crear mi empresa

Les comparto este artículo que me llegó a mis manos por coincidencia y me llegado muchísimo para poder realizar mi sueño al igual que ustedes. En este momento de mi vida que mi meta empresarial está haciéndose realidad.

Como el renunciar a mi empleo y crear mi empresa jodió mi vida.

Finalmente el SMS llegó:

Mañana a las 5 de la mañana, el vuelo número AZ610 de Roma a New York”

Una mañana de domingo vibró mi BlackBerry usado para decidir mi destino y cliente para la semana que llegaba.

Yo estaba trabajando para una de las 3 mayores consultorías de estrategia globales.

Una vida puesta en una maleta. Una vida de consultoría donde tú extrañas todo y a todos en la vida, excepto las hojas de cálculo de Excel. Una vida de negocios de lujo que hemos sido enseñados a ser esclavos ideales de, grandes escuelas de negocios  cuyos grados estamos orgullosos de traer.

Después de unas pocas horas de sueño, el conductor privado me llevaba del Aeropuerto de Roma Fuimicino, para qué pudiera tomar mi lujoso vuelo de clase empresarial y verme en la oficina de mi cliente unas horas después.

¿El salario? Era también extravagante. La compañía estaba orgullosa de estar entre las que mejor pagan en la industria.

Mis padres

Había algo ma con esa vida consultora, y sin embargo, yo no podía mantenerla más tiempo. Un día llamé a mis padres:

“Papá, mamá, acabo de renunciar a mi trabajo. Quiero empezar mi propia Startup (Compañía)”

A mi mamá casi le da un ataque al corazón. No fue la primera cosa que una mamá perfeccionista quiere escuchar después de animarme a graduar de una de las mejores escuelas de negocios con las mejores calificaciones.

Traté de calmar su angustia… No hubo posibilidad.

“Mamá, odio mi trabajo. Todos esos consultores están pretendiendo ser felices y toman píldoras para la felicidad. Apenas duermo 3 o 4 horas al día. Todos esos beneficios que la compañía me prometió no existen. ¿Recuerdas el gran hotel cinco estrellas? Estoy trabajando casi 20 horas al día y ni siquiera lo disfruto. ¿Lujosos desayunos? Nunca tenemos tiempo para eso. ¿Lujosas comidas o cenas? Es solo un sandwich enfrente de tus hojas de cáculo de Excel.

Oh, por cierto, en lugar de disfrutar una copa de Champaña, miro las hojas de cálculo durante mi vuelto de clase de negocios completo. ¿El gran salario? Nunca tengo tiempo de gastar un solo centavo de eso.

Odio mi vida mama, es una pérdida de vida. Ni siquiera veo a mi novia. No puedo seguir fingiendo nunca más. Quiero empezar mi propio negocio.

Mis padres se retiraron después de años de una rutina de horario de trabajo de 9 a 5 en sus trabajos gubernamentales… seguros y aburridos.

Yo sabía que viviendo de una familia sin entorno empresarial, sería más difícil de explicar mi situación a ellos, pero no esperaba la llamada a la mañana siguiente.

Era mi mamá en el teléfono:

“Entoooooooooooonces, ¿Como está yendo tu negocio? ¿Está creciendo?

No importaba lo que dijera, no podía explicarle a ella que un negocio necesita más de un día para crecer.

Novia, amigos y círculo social

Teniendo la novia más comprensiva que existe, era tiempo de compartir las noticias con mis amigos que estaban ocupados escalando los lujosos pasos de una lujosa carrera en un lujoso mundo corporativo.

Les dije a todos que había dejado mi trabajo para seguir mi meta empresarial. Algunos de mis amigos gradualmente me dejaron de ver, probablemente porque ellos pensaron que había algo malo conmigo, ya que era el segundo trabajo “lujoso” que había dejado en un corto periodo de tiempo.

Mientras el resto de mis amigos eran comprensivos, hubo, sin embargo, algo malo en mi relación con ellos.

Pronto me di cuenta de que estaba empezando a tirar de mí mismo lejos de las reuniones sociales.

Todo el tiempo que veía a esos amigos, no tenía muchas noticias nuevas para darles  en respuesta a las repetidas preguntas, como, ¿Entonces, como va tu Startup? Te volverás el próximo Zuckerberg, verdad? “Amigo, estamos orgullosos de ti, y estamos seguros que recibirás una gran inversión.”

Hacer una Startup fue un largo camino y estaba dentro de mucha presión cargando lo que otros pensaban.

Día a día, esta quedándome solo y más depresivo así que evitaba momentos sociales. Mi meta empresarial no fue tan rápida como mi círculo social imaginaba que sería y estaba harto de decirle a las personas que toma años a las Startups como Facebook y Twitter llegar hasta donde están-

El único lugar confortable era al lado de mis pocos amigos emprendedores. Era cierto, “solo un emprendedor puede entender a otro emprendedor.”

Dinero, dinero, dinero

Como si la presión social y la soledad no fueran suficientes, estaba por conocer a la madre de todo el estress: quedarme sin dinero mucho más rápido de lo que había imaginado.

Esto estaba matando mi productividad y habilidad de tomar mis propias decisiones. Estaba entrando en pánico y dudando de ser exitoso y hacer dinero.

Un día, me encontré pidiéndole a mi novia unos pequeños centavos porque no tenía dinero para comprar una botella de agua. No sabía si era el inicio de una vida difícil llena de subidas y bajadas…

Hoy

Fuera a más drama: más de 2 años han pasado desde aquellos días. Estoy escribiendo este blog en un bello resort en Phuket, Tailandia, mientras disfruto mi mojito.

Espera, no estoy vendiendo un sueño. No, no me he vuelto un fundador de una Startup multimillonaria.

Sin embargo, mi negocio tiene un constante flujo de dinero que me permite viajar alrededor del mundo y trabajar donde haya WiFi.

Hay, sin embargo, cinco cosas que quisiera haberme preguntado antes de emprender este  doloroso viaje. Cinco preguntas que quisiera todo futuro emprendedor hacerse a si mismo antes de tomar el primer paso al emprendeurismo.

1. ¿Estás listo para la presión social?

Si tienes amigos y familia que no son emprendedores, ellos nunca entenderán lo que estás tratando de lograr y la presión del público se volverá cada vez más grande.

A mí me preguntaba mucho lo que otra persona pensaba de mí — Mucho que casi arruinan mi vida.

Fue muy difícil para mí y me castigaba con mucho más trabajo para qué pudiera anunciar mi éxito lo antes posible. Es decir, hasta el día en que descubró que me importaba un carajo acerca de mí. ¿Entonces por qué a mí si?

No eres más que unos pocos segundos de atención que otra persona te da en un estatus de Facebook. En 2014, nadie tiene tiempo para preocuparse acerca de los demás en un mundo tan ruidoso como lleno de gente.

Si te preocupa lo que los demás piensen, perderás tu tiempo tratando de demostrar que eres exitoso en lugar de enfocarte en tu Startup.

Consigue una vida. Yo la conseguí algo tardde.

2. ¿Eres soltero o tienes una pareja increíblemente comprensiva?

Conforme crecemos, compartimos más de nuestra vida con otros compañeros que con nuestra familia o amigos. Fui muy afortunado de encontrar una chica maravillosa, pero fue duro ver que muchos de mis amigos emprendedores cortaban con sus parejas durante el camino.

Hacer mi meta empresarial es difícil, mucho más de lo que hubiera podido imaginarme. Tu mente está constantemente jodida con un millón de cosas, y a ninguna persona, incluyendo tu novia, tiene una sola idea de qué está pasando ahí.

Si no eres soltero, mantente seguro que tu pareja entiende que a veces es normal no tener mente para un simple beso. Si, por un simple beso francés.

3. ¿Tienes suficiente dinero para durar al menos un año?

Bien, entonces multiplica esa cifra por al menos tres porque estarás acabándote tus ahorros tan rápido que no te lo imaginarás. A través del camino, habrán muchos gastos escondidos, honorarios contables, necesidades de abogados, iPhones rotos o PC´s, etc.

Estar listo para un pequeño apartamento, pequeñas porciones de comida, o contar tus centavos, que nunca te hubieran preocupado en tu vida anterior.

Los últimos meses antes de que se te acabe el dinero serán bastante difíciles y la presión crecerá tan exponencialmente que tu no podrás dormir bien.

El éxito viene despacio, y el dinero se acaba bastante rápido. Se listo, planea día por día.

4. ¿Estás listo para dormir unas pocas horas al día?

Haviendo escapado al mundo empresarial de las consultorías, estaba pensando que finalmente viviría la vida de trabajar cuando yo quisiera, hasta que leí la siguiente frase de Lori Greiner:

Todo empieza con despertarse en medio de la noche. Al principio, porque estaba bastante emocionado acerca de mis ideas y tenía muchas de ellas. Simplemente no podía esperar a la mañana para llegar y poder empezar a trabajar de nuevo.

Después viene la fase de la exageración. Estaba trabajando tanto porque nunca tenía suficiente de trabajar para mi idea y quería más. Sin embargo, entre más trabajaba y entre más tarde iba a la cama, más difícil era poder dormir y la calidad de vida en mi sueño bajaba.

Como resultado, al menos dos o tres días de mi semana tenía horarios sin casi nada de productividad.

No seas tonto  con buscar noticias de fundadores de Startups que se volvieron multimillonarios.

Las historias detrás de esas escenas tienen muchos días duros, noches sin dormir y continuas fallas.

La jornada al éxito es larga. Muy larga. Bastante seguido, muy muy larga.

5. ¿Como defines el éxito?

Cada uno de nosotros tiene una lista diferente de prioridades en la vida. Para muchas personas, el dinero es la prioridad número uno en la lista, mientras que el balance de la vida de trabajo está posicionada bastante alta para otros. Por consecuencia, las personas definen el éxito de diferente forma.

Depende de tu definición de éxito, la dificultad de tu jornada emprendedora diferirá también. Si el dinero y el éxito público son cosas que te importan más que otra cosa, tendrás tiempos duros en tu camino.

Recuerda las valiosas palabras de Hemmingway.

“Es bueno tener un final de viaje exitoso, pero es el camino lo que importa, al final.”

Los emprendedores exitosos no son necesariamente aquellos que tienen millones de inversiones. No olvides, son uno en un millón.

Hay, sin embargo, muchos soñadores que manejan sus startups o viven bastante bien de su manera, pero no aparecen en la primera página de las noticias.

No importa cuanto caigas en tu camino de tu vida, o que difícil se vuelve. Vive el camino y maneja la meta emprendedora. Como Tony Gaskin lo dijo perfectamente:

“Si no construyes tus sueños, alguno más te contratará para que lo ayudes a construir el suyo”.

Renunciar a mi empleo y crear mi empresa…

Esto es mi vida, mi trabajo, mi empresa y mi propio tiempo.

Así como a mí, si bien el renunciar a mi empleo y crear mi empresa se está haciendo realidad, te pregunto… ¿Y tu ¿Cuando quieres lograr Tu meta personal? Tu estilo de vida? ¿Tu sueño de vivir como quieres y disfrutar lo que te gusta?

Fuente: Business Insider

(Visited 1 times, 1 visits today)
¡Odio el SPAM tanto como tú!
Close