QUIEN SOY

Es difícil explicar quien soy. Soy un multipreneur con piercings, mezclilla, tatuajes y converse. Rara vez me verás con corbata, rara vez me escucharás no decir malas palabras o moderando la voz. Rara vez tengo una idea tradicional en la mente o rara vez dejo mis ideas locas, mis pasiones extremas. Quieres conocer más de mi historia, no dejes de leer esta página.

Mi historia la quiero dividir en cuatro partes. Cada una embona como un rompecabezas, y cada una es única y diferente, pero no encontré otra forma de poder explicar quien soy.

El inicio

Mi nombre completo es Raul Armando Valero Cruz, soy un orgulloso escorpión que nació en el hospital naval del antiguo Distrito Federal (cof cof DFctuoso) un viernes 18 de noviembre de 1983 por ahí de las 10:30 de la mañana (hasta para nacer tuve que hacerlo tarde).

Con excepción de un par de años que me volví mexiquense, y un par de viajes largos, toda mi vida he vivido en la actual CDMX y si, soy un orgulloso chilango (y aunque muchos de ustedes digan que no significa eso).

Desde que tengo uso de razón, mi mente estaba en estudiar alguna Ingeniería, no sabía cual, pero sabía que iba a terminar siendo Ingeniero como la mayoría de los hombres de mi familia.

Y como buen seguidor de la sociedad, me enfoqué a una carrera difícil, buen prestigio económico, y aunque muchas muchas personas me dijeron que no podía, me inscribí.

Curiosamente a los 6 meses estaba yo corriendo, hacia otra carrera. Y aunque no daré el nombre, solo diré que 1 año después estaba regresando a una ingeniería pero a otra universidad.

Finalmente en el 2010 me gradué, y si bien me gustaba mucho mi carrera, mi mente siempre estuvo en los negocios, en ser un gran empresario y en meterle 100% de mi tiempo a serlo.

El virus del viajero

No voy a desviarme mucho en este punto por dos cosas. La primera es que este es un blog de innovación y negocios y en segunda, porque si quieren leer la parte completa de cuando el virus viajero atacó mi vida, les sugiero lean la respectiva entrada en Placeres de la vida

Cuando me tocó el virus del viajero me hizo cambiar y replantearme muchas cosas en mi vida, desde ser un empresario “tradicional” hasta dedicarme a ser un viajero, mochilero, hippie y nómada digital y casualmente nada de esto se me pudo quitar. Soy un viajero, nunca se me quitará, me encanta viajar con mi mochila en los hombros, soy un hippie urbanizado y cuando puedo soy un nómada digital.

Sin embargo me he establecido por largos periodos de tiempo, y estoy creando negocios fijos. No, no quiero ser tradicional, solo que a veces las personas echan raíces, pero siempre que uno lo desee.

Estilo de vida y cambio de hábitos

Después de mucho moverle, este año decidí cambiar mi estilo de vida y mis cambios de hábito. Empezar mi master y fundar mi holding empresarial.

Y entre más me establezco, más me doy cuenta que sigo siendo ese hippie, fuera trajes, fuera corbata, fuera aspecto tradicional, aventado, me encanta tomar riesgos y me encanta aventarme a lo peligroso.

Este 2017 decidí reinventarme y terminar de conocerme, pasar mucho tiempo a solas y terminar de saber quien soy, quien quiero ser, cual quiero que sea mi camino y cuales son mis actividades. Volver a mis carreras cotidianas, volver a luchar por mi triatlón y mis maratones, pero sin dejar de viajar. No hacerlo diferente, pero si hacerlo más selectivo.

Soy un apasionado de los negocios y siempre lo he sabido, solo que muchas veces traté de dejarlo a un lado. Si, soy un viajero apasionado, pero también soy un apasionado de la innovación.

Mi visión personal.

Soy travelpreneur y soy multipreneur, soy aquel que no puede estarse quieto, que siempre le brincan a la mente nuevos retos. que no me gusta lo común y siempre busco aquella forma, aquella idea o aquella actividad que tenga una diferencia, Soy aquella persona que no le gusta vivir del modo tradicional, que no le gusta pisar por donde otros no pasaron, andar dos días seguidos por el mismo camino, ni comer dos veces lo mismo.

Apasionado de la innovación, de los negocios disruptivos, y de las ideas que los demás desechan.

Me encantan los deportes, los números y los análisis (tal vez por eso me encantan las estadísticas deportivas).

Conforme pasan los años, me he vuelto un poco precavido, sin embargo, sigo siendo impulsivo, atrabancado y un arranques para tomar una decisión.

Me encantan los deportes extremos, la aventura, la adrenalina y el vértigo.

No me gustan mucho los sabores dulces, me encanta el limón, la maracuyá, las ensaladas, las frutas y la carne.

Soy tan común o tan selectivo como me levante, pero eso si, nunca, pero nunca dejaré de correr en la pista.