Ocúpate antes de preocuparte

Ocúpate antes de preocuparte

Cuando pienso en las frases que siempre me ha mencionado mi madre, siempre ha mencionado la palabra “ocúpate”. Es una palabra que ella usa mucho, y que he visto que la pone en práctica.

Durante varios lapsos de mi vida me he preocupado de los planes que he tenido. Desde la secundaria cuando venían los exámenes, hasta proyectos de alta dificultad en mis trabajos.

Siempre pensé que la manera de solucionar cada uno de mis problemas era afrontarlos, pero aún cuando creía que afrontando las dificultades podía salir de cada uno de dichos problemas, había veces en que algo salía mal.

No sé si fue cuando empecé a entrar a la adultez, me volví consciente de algo que me ha ayudado y que siempre estuvo en mi mente.

Empezó a pasar por mi mente una frase que hasta hoy, cada vez que siento que algo se está saliendo de control, repito hasta cansarme. “Ocúpate, antes de preocuparte, ocúpate en las soluciones.

Está en ti la solución, búscala. No está en ti la solución, entonces encuentra en quien está y ayuda a encontrarla.

Ocúpate de las soluciones

No siempre está en tus manos resolver las cosas, pero siempre está en tus manos poder identificar quién puede solucionarlas, y entonces si, ocúpate de resolver las cosas.

En este momento de mi vida se que viene un gran reto, tal vez el más duro al que me he enfrentado en mi vida. Pero sé perfectamente que puedo enfrentarme, que estoy listo, y sobre todo, que tengo la fortaleza suficiente para poder salir adelante.

Muchas gente no cree en mis decisiones, mucha gente cree que sigo siendo aquel chico irreverente (como adoro esa palabra) que no puede tomar un reto, o que una decisión la toma precipitadamente.

Sé que muchos de ustedes que lean esta entrada se identificarán mucho conmigo, y sé perfectamente que están en la misma posición, dudando en actuar o quedarse inmóvil pensando en que si toman la decisión o siguen aterrizando sus sueños.

Solo puedo asegurarles algo. El peor estado del ser humano, es estar en su zona de confort. Pueden no ganar nada, pueden perder muchas cosas, pero estoy seguro de algo, si no actúan, no demostrarán algo. Aún si pierdes, ocúpate de tus decisiones, ocúpate de tus sueños, y ocúpate de tus metas, solo así, lograrás demostrar de lo que estás hecho.

Porque, como lo dijo Haruki Murakami, y creo no poder expresarlo mejor.

“Y cuando la tormenta de arena haya pasado, tú no comprenderás cómo has logrado cruzarla con vida. ¡No! Ni siquiera estarás seguro de que la tormenta haya cesado de verdad. Pero una cosa sí quedará clara. Y es que la persona que surja de la tormenta no será la misma persona que penetró en ella”

Ocúpate de tus decisiones, habrá días en que dudarás, pero créeme que una vez que salgas de la tormenta, estarás convirtiéndote en la persona que siempre has querido.