Metas anuales del 2018 y compromisos de año nuevo.

Metas anuales del 2018 y compromisos de año nuevo.

Siempre he tratado de escribir un post anual, platicando un poco lo que pasó en el año que terminó, y lo que escribiendo mis metas anuales. Y en este 2018 no quiero empezar como una excepción.

El 2017 acaba de terminar. Fue curiosamente diferente a como lo hubiera imaginado. Especialmente único en muchos aspectos desde tres lados: El lado sentimental el lado personal y la parte emocional.

Nunca he sido partícipe de decir cuanto crecí, cuanto maduré, cuanto cambié o cuanto aprendí, pero trato de escribir esto para ver cual fue mi desarrollo, donde estaba parado hace un rato, donde estoy parado ahora, y sobre todo, poder verificar cuales son mis metas, proyectos y visualizaciones para con este año.

Así que sin dar más vueltas, estas son mis metas anuales. Esta vez quiero dividir mis metas anuales en tres propósitos. Personal, profesional y emocional.

MIS METAS ANUALES DEL 2017 EN PALABRAS

Nivel personal

Puedo decir que este 2017 fue un año muy agridulce a nivel personal. En algunas cosas sobre todo de amistad, siento que muchas se afianzaron, otras las descubrí, y si bien algunas las perdí, conocí grandes personas, sobre todo al final del año. Tal vez dejé algunas cosas a nivel personal, ya no me dejo tanto, he tratado de aterrizar en palabras cuando algo no me parece, cuando no quiero algo, y aunque me costó una persona el decir “NO”, creo que fue la mejor decisión a la larga. El decir “no quiero esto” ha hecho tal vez que me libere de muchas presiones

Nivel profesional

Tal vez este fue el año que más he descuidado como tal el área profesional. Tenía muchas ganas de hacer muchas cosas, pero conforme fue avanzando el año empezó a cambiar todo. Lo empecé con 3 blogs, una tienda en línea, un proyecto de negocio medio aterrizado y muchos proyectos de negocio volándolos, y otra página de enseñanza de trabajo digital y virtual, y dentro del fondo con tantas cosas en la mente me bloqueé. Me bloqueé durante meses y meses y al final decidí que no iba a llegar a ningún lado con esto, por lo que decidí romper todo y avanzar por lo mientras con mi blog personal (este mismo que estás leyendo, decidí unir mis dos blogs, pasando la información de andando de viaje a Placeres de la vida y dejar todo dentro de placeres de la vida.

Dejar a un lado lo que no es importante

Por qué hice esto si tenía más tiempo con Andando de viaje… Por una razón muy sencilla. Andando de viaje era un gran, gran, gran blog de viajes, pero era el único tema. Placeres por otro lado le doy mucha importancia a los viajes, pero también tiene Comida, Bebida y estilo de vida, por lo que me da mucha más libertad de escribir como me gusta y como siento. Aparte las infografías, los videos, y las plantillas ya las tengo avanzadas y han tenido muy buena aceptación, tal vez no sea el cambio más coherente, pero me siento bien con este movimiento.

Pausar lo que de verdad no es importante

Dentro de mis proyectos de negocio he decidido pausar lo que no es importante (que es todo). Mi proyecto de negocio esencial es mi agencia, llamada “BIMA”, el cual estaré lanzando en estas semanas, y todo lo demás no es que lo haya dejado olvidado, solo lo he pausado como lo dije, dándole importancia a lo urgente. Tal vez saque todo este año, pero por lo mientras quiero avanzar paso a paso, y no tratar de correr cuando no tengo ni lo esencial para caminar.

Nivel emocional

Me fallé durante este año. En muchos aspectos pensé que estaba listo para dar un paso adelante, pero cuando 3 cosas te fallan en el mismo tema, es necesario darte cuenta que algo está pasando, y replantearte varias cuestiones de la vida. En otras cierto que terminé como empecé, pero cuando te detienes a ver qué está pasando en este ámbito, todo se frena. Conocí muy buenas amistades, tal vez de otras me alejé, pero era un movimiento necesario. Lo mejor que me pasó en este 2017 que acaba de terminar sinceramente fue conocerme, reencontrarme y volver a sentir ese amor que siento por mí.

MI PROPÓSITO DE METAS ANUALES EN 2018

Nivel personal

Tengo muchas metas que retomé de lo que había dejado a un lado, como el deporte. Volver a intentar el triatlón y el maratón y estoy seguro que los lograré. Tomar mi curso de espeleología, volver a escalada en roca, surf, etc. Pero lo más importante será cumplirlos. Si deseas ver completas mis metas personales y algunas profesionales, la imagen completa está abajo. Si tienes preguntas en como hacerla, o por qué hacer un cuadro de metas, entra al siguiente link.

Nivel profesional

En este 2018 como lo comenté más arriba, mi intención es resumir mis planes.  Hacerlos más personales, más minimalistas. Y sobre todo, realizables. Empezando con este blog, estoy terminando de aterrizar la temática final. No dejar de un lado lo que hago. Sin dejar a un lado mis escritos, mi experiencia con mis deportes. Y sobre todo, como he logrado cada una de mis metas.

Podcast, placeres de la vida, y mi agencia

Empezaré por fin mi podcast de “personas que seguir”, dentro de mi blog de “Placeres de la vida”, mi intención es crecerlo a niveles lo más arriba posibles, volverme embajador de las marcas que considero influyen en mi vida, y ser un referente en la parte de comida, bebida, viajes y estilo de vida. Mi propósito con mi agencia BIMA será posicionarla y empezar a crecerla y aprender tanto de ella como de ella con mi estilo de vida. Y a mediados de año ya con un poco de posicionamiento de todas las áreas será correr mi tienda en línea, tengo la temática especializada, pero aún tengo un par de puntos que estoy tratando de aterrizar.

Nivel emocional

Lo más importante es no volver a dejar de ser yo. Con mis líneas de vida, con mis propósitos y mis temáticas personales. En primer lugar es controlar mi carácter. Empezar a alargar la mecha tan corta… Y sobre todo, dejar de pelear, de alegar y entender más a las personas. Es decir,  controlarme más. En segundo lugar es dejar de procrastinar, algo tan difícil para la mayoría de la gente. Y enfocarme de verdad en lo importante. Quiero dejar de hacerme tonto y tomar mi curso de meditación de Vipassana que por una u otra cosa lo he pospuesto más de la cuenta. Empezar de nuevo con la meditación. Retomar comunicación con viejas amistades que la verdad me enseñaron mucho. Y aunque sigo sin entender por qué me alejé de ellas. Y de lo demás emocional, ya solo el 2018 dirá qué llegará.

Como lo dije en un principio, el 2017 en metas anuales fue un año agridulce. No pienso que todo fue malo. al contrario. Lo que no salió bien me puso los pies en la tierra y me hizo darme cuentas de muchas cosas. Y de lo bueno también me hizo darme cuenta que ciertas cosas. Sin embargo, mis metas anuales de este 2018 suenan un poco más aterrizadas que las del 2017. Mucho más tentadoras, mucho más personales y sin duda con mucho más entrega de mi parte. Metas anuales del 2018… Allá vamos.