Las mejores ideas se dan en el baño

Las mejores ideas se dan en el baño

Dicen que las mejores ideas aparecen de repente, y de repente se esfuman, ¿Qué tan cierto es esto?

Como cualquier otro día de trabajo, te estás bañando, 7 45 de la mañana y de repente miras el reloj y te das cuenta que te quedan 5 minutos para salir ya que si no, se te hará muy tarde.

Curiosamente tu mente empieza a divagar y se te ocurre un excelente negocio, speech, idea o cualquier otra cosa que no habías pensado.

Resuelves aquel gran problema y te das cuenta que la solución la tuviste siempre en tu mente, pero no podías visualizarla.

De repente, te sales corriendo, te vistes, y cuando estás a punto de escribirla o redactarla, curiosamente, desaparece de tu mente. No logras recordarlo, no logras acordarte de como surgió dicha idea.

Las mejores ideas… Distracciones

Hace poco, leí una entrada de un blog donde decía que las mejores ideas surgen con distracciones, como leer, ir al baño, caminar, o simplemente viajando, y es por el modo de tranquilidad que puede tener nuestra mente.

Mi hermana me contó el caso de Xava Drago, el vocalista de la banda Coda, que le comentó que siempre tiene a la mano, cuando se baña una grabadora para poder plasmar sus ideas si fuera un momento de gran inspiración. ¿Cuantos de nosotros hemos querido tener dicha grabadora?

Uno de mis lugares preferidos para poder escribir, pensar y poder plasmar lo que pienso en este blog es en el estudio de mi casa, un lugar en el tercer piso, que me ayuda a alejarme del momento actual, y en el cual puedo sentirme y escribir libremente.

Ubicando dicho contexto, es difícil para uno, y más en estos momentos donde todo nos interconecta, el poder pasar unos minutos a solar con nosotros mismos, poner la mente en blanco (o al menos intentarlo) y pensar en lo que has hecho bien o mal, en lo que quieres y no quieres para tu vida, y hacia donde puedes ir.

Piensen un poquito, y hagan una retrospección interior. Cuantos de ustedes no han tenido ese momento de gran inspiración divina en el que dicen “Ahora si, encontré una solución”, y saliendo curiosamente, entre el frío y la prisa por vestirse, olvida todo momento de dicha “gran idea”.