La sencillez de la vida. Ser felices.

La sencillez de la vida. Ser felices.

Muchas veces los adultos cuando crecemos, nos volvemos tan complejos, y tratamos de hacer del mismo modo la vida. Queremos demostrar que nuestra vida es complicada, que el reír, cada vez se torna más difícil y que, an volvernos tan activos de un trabajo, no podemos demostrar de las cosas tan únicas que nos da este mundo. Olvidamos darnos cuenta de la sencillez de la vida.

Cuando estaba en la preparatoria, algo pasaba por mi mente. Como casi todos los adolescentes, estaba enojado con la vida, no quería ser igual, y quería demostrar al mundo que mi enojo tenía que pesar. En aquella época, me volví Darl (como aquellos que siempre están vestidos de negro, con la cara y las uñas pintadas, leyendo artículos y libros sobre la ausencia de la vida, y la muerte como una obra de arte). Creo que es más que obvio que no podía quedarme con ese coraje toda mi vida. Y si, empecé a darme cuenta poco a poco que tu esencia no lo hace ni tu ropa, ni tus gustos musicales, ni tu forma de apreciar el arte, y si siquiera poder crecer con esos estigmas que todos traemos.

La sencillez de la vida. Ser felices

Rock, pop, Punk, Trova, Balada o Electrónica. Seguimos creyendo, y seguimos viendo unos a otros como si fuéramos muchas tribus separadas por gustos tan únicos, y seguimos pensando que no tenemos por qué tener diferentes modos de vivir, de pensar y de disfrutar la vida.

Nos hemos vuelto ciegos omitiendo la sencillez de la vida, que entre más nos cerramos a encontrar diferentes gustos, más nos alejamos de nosotros, cuando en realidad es diferente. Podemos tener muchas formas de ver esta vida. La fotografía es increíble si a nosotros nos deja algo. El arte puede ser bueno o malo, pero al fin y al cabo, el arte está hecha parte expresarte sentimientos, y si una pintura, escultura, una pieza musical o un simple poema no te gustó, y no te expresó dicho sentimiento, no tienes por qué integrarla a tu vida.

La sencillez de la vida… No trates de hacerla compleja, trata de hacerla viva, y con eso, encontrarás los placeres escondidos que durante tanto tiempo, los has estado reprimiendo.