El tiempo nunca es relativo

El tiempo nunca es relativo

El tiempo es relativo, palabras sabias de Einstein. Sin embargo, tal parece que con los humanos, el tiempo nunca es relativo, el tiempo siempre es subjetivo. Cuantas veces llegamos antes y es difícil tomar la decisión de esperar. Pero la parte más difícil es cuando llegas tarde a la vida de alguien. Muchos poetas tienen razón. El tiempo nunca es relativo cuando de sentimientos hablamos.

No siempre se puede desarrollar un afecto por una persona. No siempre se puede esperar que nos complementen. Y tristemente, no siempre se puede pedir el mismo sentimiento. Y no, no siempre podemos forzar situaciones, aunque la derrota duela, a veces es inevitable.

El tiempo nunca es relativo

Desde la escuela nos enseñaron a no mezclar peras con manzanas, nunca sumar “x” con “y” ya que nunca quedarían juntas. Que si juntas agua con aceite, siempre sobrará uno de los elementos.

Cada vez que he querido forzar situaciones, las cosas no han salido bien. Cada vez que me he entregado y pensado que si lucho, insisto y soy perseverante, alcanzaré aquel deseo anhelado. Cuantas caídas se necesitan para que uno entienda que es el aceite, y nunca se mezclará con el agua. Lo único que he hecho ha sido mancharme y manchar a la otra persona.

Si la persona perfecta está ahí esperando a su complemento, porqué no puede aprender que por más que quieras, la espera es necesaria. Uno aprende de sus errores, aunque esos errores tengan los ojos color sol más bellos que pueda encontrar.

Con los abrazos salen las lágrimas, con la derrota viene el aprendizaje, y con los “no” siempre vendrá acompañado el “y si lo intento una vez más”. Como saber cuando ya fue suficiente. Cuando saber cuando no podrá, o tal vez un último intento haga darse cuenta que puedo ser yo aquella persona que hará brotar felicidad de los poros.

Benedetti entendía aquellos procesos del corazón roto cuando escribió su célebre poema “La culpa es de uno” ejemplificando todo el sentimiento en una de sus frases:

Creo que teneis razón. La culpa es de uno cuando no enamora, y no de los pretextos ni del tiempo…

Y si Sr. Einstein, creo que usted no sabía del todo el tema del amo. El tiempo nunca es relativo, el tiempo siempre es subjetivo, sobre todo, cuando llegas tarde a la vida de otra persona.

By | 2016-09-22T06:02:05+00:00 septiembre 22nd, 2016|Blog|

About the Author: