¿De verdad quiero esta vida que merezco?

¿De verdad quiero esta vida que merezco?

Muchas veces no nos damos cuenta de las oportunidades que se nos presentan, y por miedo, por duda o simplemente por desconocimiento las dejamos pasar.

A veces volteo a ver mi pasado y me doy cuenta de lo afortunado que soy, puesto que tal vez tarde, pero me he dado cuenta de lo que quiero, otra vez se está poniendo frente a mí con un fuerte gritó, y dice claramente y con un sonido tan fuerte que es difícil ignorarlo… Tus sueños están frente a ti, no los dejes pasar.

La búsqueda de lo que realmente uno quiere es un camino muy fácil, pero lleno de piedras, y uno cuando hace esta búsqueda, usualmente está descalzo y no quiere pisar y lastimarse para encontrar dicha verdad.De

Esta voz se ha presentado antes, pero como lo dije, no quería tomarla y, ahora no la perderé.

Tú, querido lector, has podido escuchar esa voz, diciendo que lo arriesgues todo, un futuro cómodo, personas que te dan miedo dejar, oportunidades laborales, pseudo-sueños materiales y una vida “cómoda” con tal de perseguir eso que puede hacer que te levantes día con día sabiendo que tomaste la oportunidad adecuada.

Hoy me estoy levantando con un propósito, que es luchar, perseguir y alcanzar el sueño más anhelado. Tardaste 32 años en conseguir, pero ahora, ahora está cada vez más cerca. La luz del túnel se aclara, pero es tan brillo sea que te ciega, y puedes pensar que esa ilusión óptica, pero aunque tu mente confunda, tú corazón sabe que estás tan solo a unos pasos de distancia.

Pero, aunque todo se alinee a tu favor, aunque veas tus metas tan cerca, aunque sepas que estás tomando la decisión adecuada, tu mente seguirá pensando ¿Acaso todo lo bueno en esta vida me merezco? Acaso quiero un futuro incierto, pero lleno de felicidad? Aunque uno sabe lo que está buscando y encontrando, siempre encontrará la pregunta más difícil… ¿De verdad quiero esta vida que merezco?

Me he dado cuenta que luchando, buscando, pero sobre todo, creyendo, podré cambiar la pregunta por admiración… Si, ¡Si tendré todo en esta vida que merezco!