Caminar a la par. Triste historia

Caminar a la par. Triste historia

Yo nunca creí necesitar alejarme, desintoxicarme, olvidarte.  Yo siempre he tenido perfectamente claro qué necesito y qué quiero. Que si soy impulsivo, incierto y hasta en algunos momentos insensato, puede ser. Nunca me ha molestado ser así. Muchas veces no me sale, muchas veces se espantan, y hasta como tú, quieren salir corriendo. Créeme que muchas veces puede traerme más problemas. El hecho de poder caminar a la par con alguien es algo que a veces espanta.

Caminar a la par…

Soñador soy y mucho, a veces pierdo el piso, aunque sé siempre a qué altura estoy. A veces pienso mucho las cosas, aunque la final haga las cosas sin miedo. No siempre se gana, a veces se pierde y te deja más lastimado de como empezaste. Pero tengo cierto que no conozco otra vida que no sea viviéndola al límite.
Si no quiero estar en un lado no lo estoy. Si no quiero hacer algo no lo hago, por mucho que se pare quien sea delante de mí. Por eso lo repito, no necesito desintoxicarme, no ahora, no cuando estoy empezando a sentirme bien con el veneno dentro de mí. No pienses en mí, no ahora. Y aunque te pediría que no pensaras en las consecuencias de  un futuro, se que lo harás. Se que le darás miles de vueltas al que podría pasar, a mi ritmo de mi vida, a mi forma de vida  y lo que le rodea.
Te extraño como no tienes idea, y si me haces preguntas, en realidad podría no tener las respuestas, porque no quiero plantearlas, solo pretendo sentir, solo pretendo seguir como había seguido, dejándote sentir, dejándote mostrar y dejándote convencer que podría haber más contras que pros.

Es inevitable no sentir.

Que si puedo salir lastimado, por supuesto. A veces cuando corres, te caes más veces de la cuenta que cuando caminas, terminas con golpes en las rodillas, en la cabeza y en el alma. Sin embargo el viento nunca te pega tan fuerte cuando caminas, ni sientes tu corazón latir tan fuerte, ni sientes esa respiración tan agitada. Y eso hace que siempre prefiera correr. No se si nos quede 1 metro por delante, 1 km o toda la vida, no quiero pensarlo. quiero vivir y me encantaría que corrieras esa distancia, por muy corta que sea conmigo.
Nunca he creído en dejar las cosas a medias. Nunca me ha gustado dejarme vencer antes de intentarlo o en alejarme sin motivo. Por eso te repito, no se cuanto quede, pero lo que quede, quiero que caminar a la par contigo.